estamos pensando...

Supresión del bus universitario

El Ayuntamiento de Ávila retira un servicio como es el autobús universitario, con la excusa de su poca demanda, supliéndolo por unas becas para alumnos desplazados por unos importes que superan el desembolso que se hacía para mantener el servicio de ese autobús. A simpre vista parece una medida acertada, pero ¿es así?

2014-11-11 19:54:02

El Ayuntamiento de Ávila nos engaña, haciendo pensar al público en general que retira un servicio con poca demanda (autobús universitario) supliéndolo por unas becas para alumnos desplazados por unos importes que superan el desembolso que se hacía para mantener el servicio de ese autobús.

Veamos brevemente en qué consiste el engaño: Para ser perceptor de esas becas (300 € trimestrales, 900 € al año) hay que cumplir unas condiciones:

1ª.- Que la unidad familiar tenga unos ingresos inferiores a dos veces el IPREM (que es el Índice Público de Renta de Efectos Múltiples, utilizado en España como referencia para la concesión de becas y ayudas al estudio). Eso quiere decir que la familia del estudiante no ingrese más de 14.910,28 € anuales para una unidad familiar de dos componentes, incrementados en el 25 % por cada miembro adicional (es decir 3.727,57). Con esos ingresos difícilmente puede permitirse una familia tener un hijo estudiando fuera y, en todo caso, necesita imperiosamente de una beca del Estado o de la Comunidad Autónoma, que son  de importes muy superiores. Pero…

2ª.- Para percibir la ayuda del Ayuntamiento, el interesado no puede percibir ninguna otra ayuda, estatal o privada, por tanto tan sólo se la darían a aquellos que no obtuvieran las becas establecidas. ¿Quiénes serían? Pues los que no superen dos veces el IPREM y, además, no hayan aprobado en el curso anterior el 90 % de los créditos en el caso de estudios de Artes y Humanidades y el 80 % en Ciencias, por ejemplo. Porque el Ayuntamiento sólo exige el 70 % de créditos aprobados el curso anterior.

Supongamos que hay alguien que cumple todos los requisitos (no es broma, estamos partiendo de la premisa del Ayuntamiento), tendrá que buscarse sus medios para desplazarse. Veamos el caso de Salamanca, que es donde se ha suprimido este año el servicio del bus (para Valladolid se suprimió hace pocos años). El primer autobús de línea regular que sale es a las 9:00 horas, lo que imposibilita su utilización. No queda más remedio que el tren, el cual, al contrario del autobús, no para, en Salamanca, cerca de ninguno de los campus, y su coste con bonificaciones es superior a los 300 € mensuales (3.000 anuales), por lo que el pobre universitario (o universitario pobre sin beca), tiene que desembolsar la diferencia, además de pagar las matrículas, que han subido una barbaridad, material de estudio y un café que ha de tomarse para poder aguantar cada día, hasta llegar a casa por la tarde/noche para comer/cenar y poder así residir en Ávila.

El presupuesto para estas ayudas son 27.000 € que, mucho nos tememos, se van a ahorrar. En fin, han suprimido un servicio con treinta años de probada efectividad, ahora que estamos en crisis económica y podía potenciarse. Primero suprimieron rutas, haciéndolo así menos atractivo, para acabar diciendo que no tenía demanda. Han forzado que los 20 usuarios del autobús universitario que quedaban el curso pasado deban alquilar un piso en Salamanca y hagan en esa ciudad sus gastos, en lugar de en la nuestra, incentivando su motivación para no regresar a establecerse aquí cuando terminen sus carreras. Se inventan unas ayudas fantasmas en lugar de  rentabilizar la autovía, de inversión millonaria, y poner autobuses que salgan de aquí entre las 6:30 y 7:00, para posibilitar su utilización no sólo por estudiantes, sino por trabajadores o usuarios eventuales. En Madrid mucha gente hace recorridos superiores a una hora, para estas ocupaciones.

Todo hace pensar que haya intenciones ocultas, pues si no las hubiera, nos daría que pensar que nos gobiernan cretinos. Las dos opciones son penosas y, al menos, una de ellas cierta.

Hay una historieta que se lleva oyendo contar durante años a diferentes personas en nuestra ciudad: si presentan en las listas electorales (los que ganan siempre) a una cabra, saldría elegida como concejal, pues aquí se vota a piñón fijo. Por favor, presentad ya a la cabra, que seguro os iguala en perspicacia para planificar el futuro  de Ávila y no consume más que hierba del campo, de la sana.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto