estamos pensando...

El 'Diario de los asesinos' y otras publicaciones insólitas

El Diario de los asesinos fue un periódico satírico editado en Lyon durante 1884.

2015-03-13 00:31:01

La Felguera publica ahora un libro que recopila sus diez números con ilustraciones de Mario Rivière

Los quioscos españoles exhibieron, durante el siglo XX, algunas publicaciones que desde la realidad o la ficción recogieron crímenes truculentos y sucesos insólitos como El Caso o Noticias del Mundo

Carmen López – Barcelona, eldiario.es, 11/03/2015 

Portada de Diario de los asesinos. Editorial La Felguera

A principios del siglo XXI nació en España un colectivo artístico y activista que basaba su ideario en el hurto a las empresas multinacionales. Sus acciones iban desde la apropiación de eslóganes publicitarios ["Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, Yomango"], la difusión de manifiestos firmados por el seudónimo colectivo de Luther Blissett, tutoriales de hurto en Youtube o las publicaciones  El Libro rojo de Yomango y El Libro Morado de Yomango.

Estos dos últimos se convirtieron en todo un símbolo y un auténtico manual de trampas para sortear los controles de los grandes almacenes anulando las alarmas de los productos con todo tipo de elementos: tijeras, imanes o los ceniceros de papel de aluminio que antes eran habituales en los locales de comida rápida.

Lo que no contaban era que todo esto ya se había hecho antes. Otros cerebros habían impreso y difundido a través de un periódico otras indicaciones para cometer robos, aunque ligeramente más sangrientos (y falsos): “Billetes de banco en el jergón. Vieja, completamente sorda pero no muda; se le puede cortar el cuello”. Era el Diario de los asesinos, un periódico satírico y salvaje publicado en Lyon en 1884. Sus páginas se recogen ahora en un sólo volumen gracias al afán de investigación y curiosidad de la editorial La Felguera, que añade un número más a su colección de publicaciones insólitas (quizá dentro de un par de siglos un editor las recupere con la misma sorpresa y fascinación siguiendo así la cadena).

La primera pregunta que surge al encontrarse ante el libro es ¿de dónde han sacado esto? Desde la editorial comentan: “Desconocíamos por completo la existencia de este periódico. Fue un amigo el que nos lo nombró y nos puso tras la pista de esta 'joya periodística'. Tras descubrirlo, simplemente no podíamos creer lo que teníamos delante de nuestros ojos. Diez fantásticos números llenos de humor salvaje y refinada sátira. Teníamos que publicar algo así”. Además de las maniobras para el hurto, el periódico también ofrecía consejos para asesinar, levantar monumentos en honor a criminales y ofertas de empleo para estranguladores, entre otros temas.

Mario Rivière ha sido el encargado de ilustrar este Diario de los asesinos. Órgano oficial de acuchilladores y ladrones, con guillotinas, dagas y demás elementos detallados. “Mario se dedicó a leer e investigar con intensidad sobre los asesinos que debía ilustrar para poder tener en cuenta hasta el más mínimo detalle a la hora de realizar su trabajo. ¡Y eso que él ya es un auténtico experto en la materia!”.

No es que Riviére se dedique al crimen organizado, pero al ver  su portfolio se entiende la referencia: ninguno de sus dibujos encajaría en Disney.

De la historia y los editores del periódico poco se sabe. Se camuflaban tras los nombres de ilustres representantes del sector homicida como el asesino en serie Jean-Baptiste Troppmann. Así, además de añadir (aún más) misterio a la publicación, sus autores consiguieron sortear la intervención de la censura. Y eso que a los prohibidores el periódico debía parecerles una golosina: “Sus odas a la guillotina, al asesinato y al pillaje de todo tipo hoy serían difíciles de encontrar, y tal vez serían censuradas incluso por los sectores más liberales siguiendo la norma de lo políticamente correcto”.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto