estamos pensando...

Sobre una concejala

Que un cargo electo se beneficie de su posición para obtener prebendas y/o mejoras en su situación laboral puede ser legal, pero nunca lícito.

2014-11-11 20:08:14

Según la vigesimosegunda edición del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el adjetivo “LÍCITO” significa en su primera acepción justo, permitido, según justicia y razón. La misma fuente define “LEGAL” en su primera entrada como prescrito por ley y conforme a ella y en la tercera como verídico, puntual, fiel y recto en el cumplimiento de las funciones de su cargo. La desgraciada confusión de estos términos en política es sin duda uno de los principales desencadenantes de la triste situación en que actualmente nos encontramos a nivel social y económico. Que un cargo electo se beneficie de su posición para obtener prebendas y/o mejoras en su situación laboral puede ser legal, pero nunca lícito. De este modo, es perfectamente legal que yo vea a una anciana caída en el suelo y herida, y que ante ella me dé media vuelta y continúe andando. Sin embargo, mi acción no sería para nada lícita, no se regiría por unos mínimos criterios de justicia, ni, por supuesto, de razón. Más bien se podría pensar que soy un auténtico malnacido.

El pasado día 2 de marzo de 2012 se constituyó en la Diputación de Ávila el Consejo Provincial de Turismo, compuesto por treinta miembros entre los que se cuentan representantes políticos y de los diferentes organismos y asociaciones vinculados a este sector. Agustín González declaraba al Diario de Ávila que con este Consejo se pretende “dar la máxima participación a todos los agentes sociales y políticos de la provincia que tienen que ver con esta actividad económica que, dentro de la recesión, se viene manteniendo”. Ya de paso, quizá se logró algo más.

Entre los reputados integrantes de este Consejo –el adjetivo no es irónico para buena parte de ellos- se encuentra como representante de la Diputación doña Carmen Jiménez Navarro, Concejala de Empleo, Comercio, Consumo y Desarrollo Industrial del Ayuntamiento de Ávila –sin dedicación exclusiva-. Lógicamente cobrará las dietas o emolumentos derivados de su actividad en este Consejo.

Tres meses después, el día 11 de junio, se hizo público en la página 11 del Boletín Oficial de la Provincia el nombramiento de la señora Jiménez Navarro como Asesora Especial en Materia de Turismo de la misma Diputación, con carácter eventual y con las retribuciones con que está dotada la plaza de categoría A2, que son más de 42.000 € anuales. El nombramiento se hizo por el democrático procedimiento de Resolución del Ilustrísimo Señor Presidente, esto es, reunido consigo mismo. Más tarde, ¡Oh casualidad!, no es hasta el Boletín del día 13 (pág. 9), por tanto dos días después de haber sido nombrada la señora Concejala, cuando se publicó la creación de la plaza que ya le había sido adjudicada.

Reciba desde aquí la señora Jiménez nuestra más cordial enhorabuena, pues en estos tiempos de recortes en la Administración ella ha conseguido cobrar a la Diputación por partida doble, por trabajos que no exigen aprobar una oposición –vamos, a dedo-, y que parecen el mismo. Súmense a esto las correspondientes dietas del Ayuntamiento, muy bien ganadas dado el notable éxito en su concejalía, pues ya se ha creado un empleo en la capital: el suyo.

Si nauseabundo es lo anterior, no lo es menos que los datos aquí expuestos puedan comprobarse en no más de media hora, sin pertenecer a partido político alguno ni manejar información privilegiada. PSOE, UPyD e IU no han tenido nada que opinar al respecto; tampoco ningún medio de comunicación abulense.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto