estamos pensando...

El desastre educativo

"Una buena parte del desastre educativo ha sido dejar de hablar de los profesores". Luisa Juanatey, profesora durante 32 años, reivindica la figura del docente ante las críticas en su libro Qué pasó con la enseñanza. Elogio del profesor y critica a expertos y pedagogos.

2015-03-24 02:46:08

"Nadie conoce ni por tanto reconoce la figura del profesor, lo que hace, que no es cambiar el país sino tratar de enseñar"

"La LOGSE nos vino muy mal. Nos quitó autoridad, llegó con un lenguaje nefasto para la educación, fue antididáctico y cayó el nivel de la educación"

Daniel Sánchez Caballero, el diario.es, 22/03/2015

Juanatey lamenta la pérdida de autoridad del profesor a partir de la LOGSE.

 

Con la perspectiva que le dan más de 30 años impartiendo clases, Luisa Juanatey (Santiago de Compostela, 1952) quiere reivindicar la figura del profesor de instituto. De ese profesional que ha peleado contra viento y marea, intentando enseñar a sus alumnos, sacar adelante a los alumnos con más dificultades. "Los otros salen solos", dice. Estas experiencias, recuerdos y anécdotas las ha plasmado negro sobre blanco en  Qué pasó con la enseñanza. Elogio del profesor  (Pasos Perdidos), un libro que reedita y en el que van deslizando fuertes críticas a los políticos, los llamados "expertos" que opinan desde su púlpito y las autoridades y trata de explicar por qué no ha sido posible mantener un sistema educativo de calidad.

¿Necesitaban los profesores un elogio?

El profesor de instituto no es una figura pública, nadie lo conoce. No tiene voz en los medios, donde sólo hablan los políticos y los llamados expertos. Yo he pensado en mis compañeros mucho... La gente que enseña, la de mi generación, se lo tomó muy en serio. Y no trasciende. Pero sí ha trascendido una avalancha de críticas al profesor. Nadie conoce, ni por tanto reconoce, la figura del profesor y lo que hace. No intentando arreglar la situación del país, sino tratando de enseñar. Y sin embargo la enseñanza va muy mal porque ha prevalecido la opinión de los expertos.

Se empezó a hablar de una cantidad de ideas abstractas, en un lenguaje abstruso, y se dejó de hablar de los profesores. Una buena parte del desastre ha sido dejar del hablar de los profesores. Como no había nada parecido a un "elogio del profesor" decidí hablar de ello. Del día a día. Los expertos están muy bien, pero no sirven para educar. A los que éramos de izquierdas izquierdas, la LOGSE nos vino muy mal con tantas palabras.

¿Qué quiere decir que vino muy mal?

El lenguaje de la LOGSE fue nefasto para la educación. Es lo más antididáctico que se pueda uno encontrar. Hablar llano es lo más didáctico, llamar a todo de una manera distinta, no. Si a la Geografía la llamamos Conocimiento del Medio, lo único que sacamos en claro es que la llaman cono. Si en vez de "ejercicio" hacemos "actividades", eso que en la actividad física se aceptó, el "ejecicio", que el esfuerzo era bueno, en lo mental hubo que cambiarlo.

Decimos "programación" en vez de "programas" para dar la sensación de que está siempre reelaborándose. A veces un nuevo lenguaje no cambia nada, otras tapa cosas. Y luego hay puras mentiras y disimulos. Y con un vocabulario intolerable, que los que estábamos allí no entendíamos. "Procedimientos", "actitudes", "conceptos"... de repente llamábamos a todo con un lenguaje abstruso que se ha quedado, ha cundido.

Usted critica mucho la LOGSE, más allá del vocabulario...

Partíamos de una situación que era muy apañada. Enseñábamos, aprendían... no sé si lo hacíamos perfecto, pero sí razonablemente bien. Y de repente llega la LOGSE, que hizo lo que queríamos la mayoría (obligatoriedad hasta los 16, etc.) pero que nos desautorizó. Fueron años de soledad: ser partidario de la reforma, creer en la pública y ver cómo lo privatizan todo, cómo los conflictivos se iban a la pública, que los que suspenden son muchísimos, que se van a la construcción a los 16 a ganar 2.000 euros. Todo aquel ambiente de la burbuja lo vimos. Y vimos que, en virtud de eso, incluso los que no han fracasado han aprendido un cuarto de lo que podríamos haberles enseñado.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto