estamos pensando...

Para ser escritor

'Para ser escritor', manual de primeros auxilios. Este libro de autoayuda para escritores bloqueados de 1937 podría salvar tu vida. O, al menos, tu carrera.

2015-04-17 00:19:05

Marta Peirano. Eldiario.es,  08/04/2015

Sylvia Plath en Yorkshire

Antes intenta cualquier otra cosa, decía Lorrie Moore en su famoso ensayo.

"Estrella de cine/astronauta. Estrella de cine/misionario. Estrella de cine / profesor de guardería. Presidente del Mundo. Fracasa estrepitosamente. Es bueno si el fracaso te llega a una edad temprana -digamos, los 14. Una crucial desilusión temprana es necesaria para que a los 15 ya puedas escribir largos haikus sobre el deseo truncado. Es un estanque, una flor de cerezo, el viento que empueja las alas de los gorriones que vuelan a las montañas. Cuenta las sílabas. Enséñaselo a tu madre. Tu madre es dura y pragmática. Tiene un hijo en Vietnam y un marido que podría tener un affair. Ella cree en vestir de marrón porque tapa los lamparones. Le echará un vistado a tus escritos y después te mirará con una cara inexpresiva como un donut. Te dirá: Y si vaciaras el lavavajillas? Baja la mirada. Mete los tenedores en el cajón de los tenedores. Rompe por accidente uno de esos vasos que te regalan en las gasolineras. Este es el dolor y el sufrimiento que te hace falta. Y esto es sólo el principio."

Estos son los consejos que propone, con panache autodespectivo, la fenomenal escritora neoyorquina Lorrie Moore a los aspirantes a escritor. Y a nosotros escritores, periodistas, plumillas y ratones de biblioteca nos gusta saber cómo escriben los grandes, dónde guardan la musa y qué rituales sagrados despiertan su imaginación. Michima se levantaba a las cuatro y escribía hasta las nueve. Hemingway aconsejaba romper la página en blanco escribiendo una primera frase que fuera cierta y dejar de escribir cuando ya sabes lo que va a pasar después. Joan Didion reescribe a máquina lo que ha escrito el día anterior para volver a meterse en el texto.

Para ser escritor, recién editado en castellano por Círculo de Tiza, no contiene ninguna de estas efemérides porque se centra en el penoso acto de escribir. Fue el primer libro de autoayuda para gente que quiere convertir la escritura en un instinto irrefrenable. Dorothea Brande lo publicó en 1934; fue un éxito entonces y sigue siéndolo hoy.

Cuatro maneras de estar bloqueado

Para ser escritor es un kit de primeros auxilios para el escritor atragantado. Brande los divide en cuatro tipos: primero están el escritor que, simplemente, no puede ponerse a escribir y el que ha escrito un libro con éxito y no se siente capaz de repetirlo. Después está el que sólo se siente capaz de escribir en ataques de inspiración y está seco el resto del tiempo (y se siente títere de su propia escritura, en lugar de autor). Finalmente, está el que puede empezar una historia pero no puede llevarla a su conclusión. Esa clase de escritor está siempre escribiendo novelas, artículos o ensayos que nunca termina, porque los abandona por otra novela más joven y tersa. Como le ocurre a Don Draper, sólo le gustan los principios de las cosas y huye hacia delante a la menor dificultad.

Brande asegura que casi todos los grandes escritores atraviesan crisis en las que se convierten en uno de estos cuatro desgraciados, y guarda un pedazo especial de bilis para aquellos manuales y expertos que les aconsejan claudicar. "Los libros que se escriben para pintores no insinúan que el lector no conseguirá nunca pasar de ser un engreído empuñador de brocha gorda".

Para la editora norteamericana, todo escritor tiene una personalidad doble: una pragmática y racional que escribe facturas y hace la compra, la otra sensible, entusiasta e infantil. La primera es crítica, la segunda es creativa y Brande asegura que la mayor parte de los bloqueos tienen que ver con la interacción entre las dos. El éxito del escritor consiste en saber silenciar a su cerebro crítico para que su escritura fluya sin trabas. Después, con el libro ya escrito, puede aparcar su cerebro artístico para editar, corregir y pulir su trabajo con profesionalidad.

[Leer completo en eldiario.es]

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto