estamos pensando...

La Guerra Civil como moda literaria

CAZARABET CONVERSA CON DAVID BECERRA

Una magnífica reflexión, una mirada valiente, sobre todo lo que está desarrollando la literatura en clave de novela, y el ejercicio literario, alrededor de la Guerra Civil.

2015-04-17 00:19:17

nuevatribuna.es 08 de Abril de 2015 (11:23 h.)

El libro está muy bien narrado por David Becerra, editado por Clave Intelectual y prologado por Isaac Rosa.

Lo que nos dice la editorial, Clave Intelectual, sobre el libro:

En las últimas décadas se han publicado en España más de un centenar de novelas sobre la Guerra Civil española escritas por autores españoles. Ante este hecho, que puede calificarse sin duda de moda literaria, David Becerra se pregunta: ¿a qué se debe esta proliferación de títulos, algo que parece cuestionar el pacto de silencio y olvido de la Transición? Pero, ¿son de verdad novelas sobre la memoria histórica? La respuesta es este libro, en el que el autor pone de manifiesto la estructura ideológica y estética de este conjunto de novelas.

El autor ha seleccionado 181 novelas de entre todas las que se publicaron durante ese periodo de tiempo. En la mayoría de ellas la Guerra Civil aparece como trasfondo, un simple escenario. Como si viviéramos en un mundo sin conflictos, se recurre a la Guerra Civil para novelar.

El autor, ensayista, David Becerra:

David Becerra Mayor, doctor en Literatura Española por la Universidad Autónoma de Madrid, es autor del ensayo La novela de la no-ideología, del libro colectivo Qué hacemos con la literatura, de la edición crítica de La mina de Armando López Salinas y de La consagración de la primavera de Alejo Carpentier. Ha publicado artículos de crítica literaria en distintas revistas especializadas alrededor de obras como La Celestina o El Quijote y la producción literaria de escritores como Quevedo, Torres Villarroel, Pérez Galdós, García Lorca, Max Aub o Miguel Hernández, aunque se ha especializado en narrativa española actual. Ha participado como conferenciante en distintas instituciones académicas y culturales nacionales e internacionales. Colabora habitualmente en distintos medios de prensa escrita como Mundo Obrero, La Marea o El Telégrafo de Ecuador. Es responsable de la Sección de Estética y Literatura de la Fundación de Investigaciones Marxistas, donde ha fundado y ha dirigido Revista de crítica literaria marxista. Pertenece asimismo a la Asociación Española de Críticos Literarios (AECL).

El propio autor ha dicho sobre el libro: “"Estamos, pues, ante un fenómeno peculiar: novelas históricas sin historicidad. Porque más que hablarnos del pasado, estas novelas nos hablan de nosotros mismos. Y aquí se detecta una contradicción sumamente interesante: si, para poder armar una trama, nuestros novelistas acuden, como se ha dicho, a un pasado conflictivo, como es el de la Guerra Civil, reviviendo el tiempo de los héroes, de la épica, de la acción, el cronotopo donde la política se situaba en el centro de la vida, y las grandes pulsiones políticas se ponían al servicio de un futuro todavía por escribir, frente a nuestro presente prosaico, aburrido y democrático, en el que no pasa nada, y que está exento de conflictos y contradicciones, según la ideología posmoderna del Fin de la Historia, paradójicamente, las novelas que sobre la Guerra Civil se escriben en la actualidad acuden a este pasado conflictivo y políticamente convulso pero reducen todos los conflictos al ámbito de la individualidad: el pasado se despolitiza –se borra la huella de lo político y lo social– para hacerlo funcionar, en definitiva, según las reglas que imperan en nuestro presente."

Cazarabet conversa con David Becerra

David, ¿qué te motivó a escribir esta reflexión sobre la novela que sí estoy muy de acuerdo en muchos años para acá (diría todo lo que llevamos de siglo) ha ido convirtiendo el escenario de la Guerra Civil Española como el trasfondo de muchas novelas?

Precisamente eso, el ver que la Guerra Civil se estaba banalizando, se estaba convirtiendo en un mero escenario para construir una trama que poco o nada tenía que ver con la Guerra Civil, entendida esta como un conflicto histórico, político y social. Observé, por un lado, que se estaban escribiendo muchas novelas sobre la Guerra Civil, lo cual era positivo, motivo sin duda de celebración, pero observé también que estas novelas, que se estaban presentando como novelas de la memoria histórica, en realidad no se preocupaban demasiado por nuestra memoria. Empecé a leerlas, a analizarlas, y llegué a la conclusión de que en estas novelas la memoria histórica brillaba por su ausencia, que no eran más que novelas con la guerra como atractivo telón de fondo.

[Leer completo en nuevatribuna.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto