estamos pensando...

El Gobierno ultima la norma que facilitará la creación de universidades privadas

El Real Decreto para la apertura de nuevos centros rebaja los requisitos para abrir universidades.

2015-04-21 01:22:34

La comunidad educativa cree que al relajar las exigencias se favorece la iniciativa privada

En los últimos 18 años se han abierto 19 campus privados y ninguno de titularidad pública

Daniel Sánchez Caballero, el diario.es, 19/04/2015

El primer gran cambio en la universidad le costó una huelga a Wert.

Apurando la legislatura, el Gobierno ultima los dos últimos decretos con los que culminará  su reforma sin reforma —no se ha tocado la ley, se ha hecho a base de cambios puntuales— de la universidad española. A punto de salir del Consejo de Estado con su correspondiente dictamen, el primero de los textos regula la creación de nuevos centros en España. Y lo hace en la línea de rebajar los requisitos exigidos para abrir una universidad, en lo que sindicatos, oposición y algunos expertos universitarios consultados interpretan como un movimiento para favorecer la creación de campus privados. "Relajar los requisitos significa abaratar costes, lo que apunta a facilitar la creación de universidades a la iniciativa privada", resume Purificación Moscoso, decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alcalá y antigua miembro del patronato de la Aneca,  la agencia de acreditación universitaria española.

El segundo decreto pendiente de la opinión del Consejo de Estado —preceptiva pero no vinculante— regula la acreditación de los profesores universitarios, el sistema por el que los docentes pueden obtener una plaza fija de como titulares o catedráticos. Educación cambia con esta norma la forma de computar los méritos de los docentes y pasa del actual método cuantitativo a uno cualitativo.

Adiós a la planificación

El nuevo texto que regulará la creación y acreditación de nuevas universidades sustituye al vigente, de 1991. De entrada, según el borrador que maneja el Ministerio de Educación, se elimina la referencia a "tener en cuenta las necesidades de programación general de la enseñanza en su nivel superior, derivadas de la población escolar, el desarrollo de nuevas ramas surgidas del avance científico y de las necesidades de los distintos sectores profesionales así como su incidencia en el entorno geográfico". En otras palabras, que si había algo parecido a un plan general, desaparece.

El texto respeta el mínimo de títulos que debe ofrecer una nueva universidad, ocho, pero elimina la exigencia que sí hay ahora de que al menos haya una titulación de ciencias experimentales o estudios técnicos. "Para fomentar la creación de universidades especializadas", argumenta Educación. "Los títulos de ciencias son más caros porque necesitan laboratorios, etc.", explican desde los sindicatos.

También se modifican los criterios respecto a la proporción de doctores que debe haber en plantilla. Actualmente se exigen un 30% para las extintas diplomaturas y un 70% para las Licenciaturas. El nuevo texto se queda entre unos y otros: 50% de doctores. "Se rebaja el requisito de titulación puesto que en los dos últimos años de las licenciaturas se exigía un 70% de doctores, que es lo que se pide ahora para el máster", lamenta Julio Serrano, portavoz de Universidades de la Federación de Enseñanza de CC OO.

Otro de los elementos que provoca recelos es la supresión de los mínimos respecto a espacios y superficies comunes que establece el decreto. Así, se suprimen las referencias a las características de las bibliotecas (sala de lectura, archivos, préstamo, etc.), instalaciones deportivas (para los cinco deportes con mayor demanda, por ejemplo) y a los servicios comunes (comedor, cafetería, servicio de información, informático, salón de actos, etc.), según denuncia CC OO. Los espacios para la docencia se mantienen igual o se rebaja la exigencia. Por ejemplo, el espacio para cada alumno en los laboratorios docentes pasa de 7 metros por alumno a 5 y en los de investigación de 15 a entre 10 y 15. Solo suben en los seminarios, al elevar el mínimo de 2,5 metros a tres. "Ya que se mantuvieran desde 1991, cuando estamos hablando de una enseñanza más personalizada, no tenía ningún sentido", lamenta Serrano.

Discurso contra realidad

Y esto en un contexto en el que el Gobierno "elabora un discurso en el sentido de que hay demasiadas universidades pero a la vez facilita la creación de centros privados", se sorprende Moscoso. De privados y de públicos, se podría objetar, que el decreto no especifica nada a favor de los centros privados. Pero en los últimos 18 años no se ha abierto ni una sola universidad públicas en España (hay 50). Sin embargo, las privadas han pasado de 13 a 32 en el mismo periodo. Y con la crisis  y el discurso oficial no parece que se vaya a crear ninguna pública a corto plazo.

Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto