estamos pensando...

16. EL viario abulense y la enseñanza del castellano.

El Paseante. Por RMB

2014-12-10 02:20:21

Entre las escasas noticias agradables que se escuchan estos días hay una que llama la atención: Ávila cumple todos los requisitos para convertirse en sede clave en el marco del II Plan del Español, aprobado en Consejo de Gobierno por la Junta de Castilla y León el pasado mes de enero. Según el Director de Políticas Culturales, encaja perfectamente en la oferta por “los valores patrimoniales, de seguridad y de cercanía a Madrid” (Diario de Ávila, 21-1-2013). Es justificación un tanto peregrina teniendo en cuenta que a priori colma tanto las expectativas de estudiantes universitarios checos interesados en el castellano como las de una hipotética asociación de encajeros de bolillos jubilados de Cabanillas de la Sierra para su excursión de hermandad. A bote pronto, a uno se le ocurren otros motivos relacionados con el correcto uso de la lengua o con la notable tradición literaria encabezada por Teresa de Cepeda y Juan de Yepes, y que hoy encuentra continuidad en, por ejemplo, Jiménez Lozano. Pero bueno, no nos pongamos puntillosos.

Lo cierto es que la llegada a Ávila de un buen número de estudiantes extranjeros de forma continuada traería consigo una nueva vía de ingresos para una ciudad muy necesitada de creación de empleo y dinamización económica. Pero sobre todo, en mi opinión, sería tan importante como lo anterior o más la inevitable llegada de nuevas ideas e inquietudes sociales, culturales, políticas, etc. que traerían estos estudiantes ayudando con ello a la dinamización general de la población tal como ocurre en otras ciudades cercanas como Segovia o Salamanca.

Atendiendo a lo anterior cada uno habremos de aportar nuestro grano de arena. En este caso desde El Paseante mirando a las placas que informarán en la ciudad a esos estudiantes extranjeros de la calle en que se encuentran, para que no les lleven a yerros o confusiones en su correcto aprendizaje del castellano. Teniendo en cuenta que quien las escribe y coloca es el Ayuntamiento de Ávila, un organismo oficial, podrían pensar que en ellas no hay faltas de ortografía u otros errores como el cambio de profesión de personajes históricos en algún caso, sin embargo, es evidente que hay muchas que cambiar, de las que aquí sólo se aportará una mínima muestra:

Por ejemplo, la que dice Travesía de Santi Spiritu podría hacer pensar a un alumno noruego que se refiere a un tal ‘Santi, el de los Espíritus’ (quizá un famoso vidente de los que abundan hoy en televisión), y no. En realidad está dedicada al antiguo convento de Sancti Spiritus del que quedan sus últimos restos en esa travesía. Podría llevar también a confusión a un norteamericano leer la placa Calle Issac Albéniz, quien dudaría si se trata del compositor Isaac Albéniz, antepasado del Ministro de Justicia. No ayudaría mucho a un inglés ver placas de la Travesía de Cobaleda y de Covaleda. O a chinos, ingleses, franceses o rumanos placas con leyendas sin acentos o repartidos de forma arbitraria y que además se multiplican pues, al hacerse en serie, cada error está al menos repetido en dos lugares, al inicio y al final de la calle que nombran.

RMB

Otro paseante nos envia la foto de esta placa situada en el cruce con la calle Teresa de Calcuta, para añadir a la “gloriosa selección”

(JMLG)

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto