estamos pensando...

La formación del Estado español

¿Quiénes son los malos de esta historia?: La formación del Estado español, Austrias y Borbones.

2015-05-14 19:12:06

Publicado por Alfonso Vila Francés

Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico. Pintura de Juan Pantoja de la Cruz, copia de un retrato de Tiziano (DP).

 

¿Cuál es la situación a la muerte de los Reyes Católicos? España, lo que más tarde será España, sigue siendo un conjunto de reinos con unas estructuras básicamente feudales y que se mantienen unidos de puro milagro. Han hecho falta unas cuantas muertes muy oportunas, además de la muy oportuna locura de Juana la Loca, para que Fernando II haya podido dejarle a su único nieto los reinos españoles, pero Carlos I además, gracias a otras muertes también muy oportunas, heredará también enormes posesiones en Europa y la posibilidad de ser nombrado emperador. Una posibilidad muy posible, pero enormemente cara e inútil, porque, ¿a quién demonios le interesa que Carlos sea emperador, además de a él mismo? Lo cierto es que ni los castellanos ni los aragoneses quieren pagarle el capricho al nene y la cosa les va a salir muy cara, muchísimo más cara de lo que todos imaginan. Naturalmente hay que decir que Carlos no era el único rey que quería ser emperador. Otros reyes castellanos también lo habían pretendido, además de reyes de toda Europa. La vieja idea de reconstruir el Imperio romano, renacida brevemente con el Imperio carolingio, aún no estaba olvidada. Y además, qué leches, alguien le tenía que plantar cara al papa, que desde la Edad Media, y a pesar de la Querella de las Investiduras, los cismas, las herejías, los ataques de turcos y demás infieles, no había hecho otra cosa que aumentar su poder terrenal, sin perder un ápice de su poder religioso.

También hay que decir que el joven Carlos es impetuoso, que no conoce nada de lo que se cuece por aquí y, la excusa de siempre, puede estar un poco mal aconsejado. La verdad es que la lía bien liada, con las Comunidades, las Germanías y la invasión francesa de Navarra, pero he aquí que los grandes nobles, después de divertirse un ratito con el espectáculo, deciden salvarle el culo, como en el fondo no podía ser de otra manera. ¿El precio? Ya lo he dicho, saldrá carísimo. Prácticamente la destrucción de la economía peninsular, de lo mejor de la economía peninsular, de los únicos que podían sacar al país de la economía de autosuficiencia y podían meterlo en el incipiente capitalismo artesanal y comercial. Pero bueno, al final, muy lentamente, la economía se recupera, y mira tú por dónde el rey, o mejor dicho, la monarquía, sale reforzada.

Algunos dirán que 1524 es pronto para hablar de absolutismo, pero aquí, en este país aún no llamado España, al rey ya no le discute nadie. Si en la Edad Media los tres poderes estaban igualados, ahora los nobles y la Iglesia pasan a un segundo lugar. El que manda es el rey. Y si no llega al absolutismo no es porque tenga ningún contrapeso sino porque para afianzar el absolutismo necesita unos instrumentos de los que aún no dispone. ¿Y cuáles son estos instrumentos? Pues en dos palabras: administración y burocracia.

[Leer completo en jotdown.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto