estamos pensando...

Educación y sentido común

Desde el 20 de abril hasta el 30 de mayo tienen lugar las pruebas del examen PISA de cuarto de la ESO. El autor analiza el sentido de estos exámenes impuestas por la OCDE. 

2015-06-02 01:24:13

José Segovia Martín, diagonalperiodico.net, 05/05/2015

Dicen que Albert Einstein sentenció que “el sentido común son los prejuicios a los 18 años de edad”, en justa referencia a todas esas interpretaciones subjetivas del mundo que, al cabo, terminan coincidiendo con las de la gran mayoría, no porque las hayamos pensado con calma, sino más bien por lo contrario. Da­mos por sentadas la mayor parte de las cosas, pero, aun cuando dudamos, sabemos que la satisfacción interior de enfrentarnos a la opinión general por una convicción también supondrá un gran coste. Ésta es una consecuencia inherente, más o menos aceptada, de la lucha de clases. Y es que, a la manifestación del pensamiento discordante suele imponerse el miedo, la pereza o la amnesia.

Pero el pensamiento crítico que nos permite enfrentar o defender con valentía el orden de las cosas no se desarrolla con salud por sí solo, pues hace falta un medio de cultivo apropiado que permita el florecimiento de la integridad intelectual de los individuos. El modelo educativo es un factor determinante en el de­sarrollo cognitivo de los ciudadanos. De cómo sea o deje de ser  dependerá, en parte, la visión del mundo de las generaciones futuras.

Hoy, el organismo internacional más influyente en la evaluación de nuestros estudiantes y, por lo tanto, en la percepción de la calidad de nuestro sistema educativo es la Or­ganización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sí, sí, ¡económicos!

Conviene recordar en este punto que el objetivo de la OCDE es maximizar el crecimiento económico según los parámetros del actual modelo de desarrollo global. Es más, “liberalizar progresivamente los movimientos de capitales y servicios” es requisito indispensable para los países miembros de la OCDE. Vamos, que, se esté a favor o en contra de tal cosa, de ideología en eso, como podrán comprobar, no hay nada de nada, qué va.

Los jefes de todo esto

Pues bien, el informe PISA (por sus siglas en inglés: Programme of In­ternational Student Assessment) es el examen que, poco a poco, nos han colado como método objetivo de medición del nivel educativo de nuestros adolescentes. Y ya lo habrán imaginado, es la OCDE quien elabora este informe. Pero, ¿qué se pretende con un informe que cuantifique el conocimiento de nuestros adolescentes a nivel internacional?, ¿bajo qué criterios se diseña?, ¿es realmente objetivo? y ¿cómo influye en las políticas educativas de los países?

Andreas Schleicher es el subdirector de Educación en la OCDE. Pero se nos juzga por lo que hacemos. Así que permítanme un inciso. Andreas Schleicher es también miembro del patronato de Teach for All, una organización educativa financiada por corporaciones como HSBC, Visa, DHL o Crédit Suisse. Según su propia web, pretenden combatir la desigualdad y transformar las escuelas median­te el de­sa­rrollo del lide­raz­go. Ope­ran contratando personas jóvenes a las que con pocas horas de formación dicen haber formado en la excelencia. Sin embargo, muchos consideran que el verdadero propósito de esta organización estriba en infiltrar en las escuelas públicas una suerte de misioneros de la causa poco forma­dos pero muy motivados, con el objetivo de inocular una determinada ideología neoliberal. Sólo hay que navegar unos minutos por internet para cerciorarse de lo que premeditadamente oculta esta organización. Por aportar un último dato, la filial de Teach for All en España se denomina Empieza por Educar, cuyo patronato está presidido por Ana Patricia Botín. Es más, en 2011, la Consejería de Educación del Gobierno de Espe­ranza Aguirre concedió subvenciones a esta fundación para el desarrollo de su programa Refuerza en institutos de Educación Secun­daria de la Comu­nidad de Madrid.

[Leer completo en diagonalperiodico.net]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto