estamos pensando...

España vendió armas por más de 500 millones a países en zonas de conflicto en 2014

Según un informe hecho público por el Ministerio de Economía, España habría exportado este material a países como Arabia Saudí u Omán

2015-06-14 12:47:56

España vetó la venta de armas a Sudán del Sur por la situación de violencia en su territorio, pero sí vendió armamento –aunque no material antidisturbios– a Egipto

Daniel Ríos infoLibre,  11/06/2015

Rebeldes alzan sus armas mientras gritan consignas contra Arabia Saudí, que lidera una coalición contra ellos en Yemen. EFE

Arabia Saudí, Libia o Marruecos. Son algunos de los países a los que España vendió armas en 2014, un comercio que le reportó a nuestro país un total de 3.203 millones de euros, según el informe que presentó este miércoles el Ministerio de Economía, lo que le convierte en el sexto mayor proveedor de armas a nivel mundial.

La cifra total obtenida por la venta de armas en 2014 fue levemente inferior a la registrada el año anterior –en 2013 España vendió por un total de 3.907,9 millones–, si bien es la segunda cantidad más alta de la serie histórica, duplicando de largo la de cinco años atrás –que ascendió a 1.346,5 millones–. La mayor parte de las exportaciones de 2014, un 66%, se produjeron a países que comparten con España su pertenencia a la UE, la OTAN, o ambas organizaciones, si bien el 33% restante fueron destinados a otros países.

Entre ellos se encuentran varias dictaduras y países donde no se respetan los derechos humanos, así como lugares situados en regiones de fuerte inestabilidad como Oriente Medio, según denuncia el Centro Delàs de Estudios por la Paz, que critica que "un 16% de las exportaciones (511 millones de euros) han tenido como destino" estos estados y, especialmente, "los países del Golfo Pérsico". El organismo asegura que estas ventas podrían considerarse "ilegales" dada la situación de la región.

Arabia Saudí compró armas por 292,9 millones

El país con el que más aprovechó España su relación comercial fue Arabia Saudí, a quien según el propio informe de Economía se le vendieron productos por un total de 293 millones de euros. Entre este material se encuentran "repuestos para aeronaves, sistemas de contramedidas electrónicas, un sistema de vigilancia de perímetro", así como un avión de reabastecimiento en vuelo y "repuestos y municiones de carro de combate".

Baréin, por su parte, recibió munición antiaérea, piezas para morteros y munición de entrenamiento por un valor de 39,9 millones de euros,  mientras que la monarquía absoluta de Omán adquirió un avión de transporte por 31,9 millones de euros y "repuestos para aeronaves, granadas de mortero, cordón detonante y diversa munición" por otros 33 millones.

Catar y Kuwait, gastaron 666.000 y 818.000 euros, respectivamente, en recambios para sus tanques y granadas de mano. A Egipto, donde el régimen de Abdelfatá Al Sisi ha endurecido en los últimos meses su campaña de represión contra la oposición, España le vendió en 2014 material de guerra por 107 millones de euros, un material que incluía aviones de transporte o recambios para tanques, mientras Marruecos compró 9,7 millones de euros en munición de artillería.

Las restricciones de la ley no se respetan

Para Pere Ortega, presidente del Centro Delàs de Estudios por la Paz, estas ventas podrían ser ilegales. Y es que la ley establece que España denegará los permisos de exportación cuando haya sospechas de que el material pueda ser empleado "en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos, tengan como destino países con evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España".

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto