estamos pensando...

El mundo sigue... 50 años despúes

La película extraviada de Fernando Fernán-Gómez vuelve a los cines después de su última proyección en 1965. 13 cines proyectarán en toda España, desde este fin de semana, la película maldita del director; restaurada y en formato DCP (Digital Cinema Package).

2015-07-14 11:29:44

Rubén Lardín, eldiario.es, 10/07/2015

El mundo sigue (1965)

En 1963, y con unas 80 películas como actor a sus espaldas, Fernando Fernán-Gómez celebraba consigo mismo sus bodas de plata en el oficio con el extraño propósito de trabajar al máximo. Ese año no rechazaría ninguna oferta que se le hiciera estuviera bien o mal pagada, encarnaría personajes guapos o feos en cine o en teatro y doblaría las jornadas si llegara a ser necesario.

Promovería él mismo los proyectos que no se le propusieran y con sus ahorros estaba dispuesto a sacar adelante esa película que tenía escrita y que había sido rechazada por varios productores. Iba a ser la que haría ocho en su filmografía como director.

Un proyecto maldito

A mitad del siglo pasado hubo en España un escritor vasco al que todo el mundo solía llamar Zeta Zeta porque acarreaba tal fama de gafe que parecía más sensato nunca nombrarle. Cuando Zeta Zeta entraba al café Gijón se daba la alerta y los parroquianos ponían las manos sobre las mesas. El día en que alguien lo mentó en voz alta el establecimiento explotó. Al parecer, un joven poeta había llegado esa tarde mostrando un libro dedicado por el innombrable, y Eugenio Suárez (miembro fundador y primer director del semanario El caso) reaccionó arrancando la página, la prendió con una cerilla y la arrojó por conjurar la suerte. El papel tuvo el capricho de ir a colarse por una rejilla al sótano del local, donde se almacenaba el carburo que en lapsos de restricción eléctrica alimentaba los quinqués y que en ese momento se encontraba anegado tras una tormenta veraniega. Cuando el autógrafo del escritor entró en contacto con los gases producidos por el carburo y el agua, los comensales salieron despedidos.

El innombrable era Juan Antonio de Zunzunegui, que pese a su éxito como novelista no era, como se ve, lo que se dice un talismán. Sin embargo, su influjo permanecía en un Fernando Fernán-Gómez que se había dejado la piel en el intento de convertir en guión La vida como es, una novela-río donde el escritor retrataba un cuarto de siglo del Madrid más hampón y menesteroso. La naturaleza múltiple de aquel libro llevó a Fernán-Gómez a desistir, pero en 1960 una elogiosa crítica que destacaba los valores dramáticos y el contraste entre sus personajes le acercó a El mundo sigue, otra novela del autor, más sombría, donde se relataban las angustias y las circunstancias íntimas de los miembros de una familia humilde en el Madrid de finales de los años 40.

Fernán-Gómez escribió una adaptación de aquel libro que en principio nadie quiso producir por su dureza y amargura. Presentado el guión a la junta de censura, las autoridades prohibieron su realización de manera tajante, pero coincidió que en el año 62 se dio un relevo con el desembarco de Fraga Iribarne en el Ministerio de Información y Turismo y la llegada a la Dirección General de Cinematografía y Teatro de José María García Escudero, hasta el momento gran valedor de la obra de Fernán-Gómez. Su incorporación supuso algunos cambios (se levantó, por ejemplo, la veda del suicidio en el cine) y guiones prohibidos hasta la fecha volvieron a presentarse a evaluación.

El de El mundo sigue fue entonces aceptado aunque con muchas restricciones de lenguaje, a lo que Fernán-Gómez recurrió presentando una nueva versión, en realidad intocada, donde se destacaba en cubierta que los diálogos eran de Juan Antonio de Zunzunegui "de la Real Academia Española". La maniobra no surtió efecto y hubo que despojarlo de tacos y maldiciones para obtener la aprobación. Fernán-Gómez decidió arrancar el proyecto con sus propios ahorros y amparado en lo intendente por la productora Ada Films, propiedad de Tibor Reves, a su vez padre de Juan Estelrich, que aquí ejercería de director de producción 13 años antes de dirigir su única película, El anacoreta, por la que Fernán-Gómez merecería un Oso de Plata en el Festival de Berlín de 1976, su primer premio internacional.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto