estamos pensando...

Historias para leer a 40 grados

El verano no es sólo sinónimo de playa y relajación; también puede ser agotador y asfixiante. Aquí proponemos una serie de títulos de ambiente insoportable, donde salen a la luz los peores instintos y cuya historia muy bien podría haber transcurrido durante la ola de calor que nos azota

2015-08-03 18:16:28

Paula Corroto, 31/07/2015

'La gata sobre el tejado de zinc (caliente)', de Tennesse Williams, fue llevada al cine en 1958

Cuando el termómetro supera los 40 grados uno siente que se le funden los plomos. El cerebro deja de actuar con toda lógica y en su lugar se imponen los instintos más primarios para poder sobrevivir. Si en invierno la sensación es la del congelamiento de ideas, en verano, en plena ola de calor, lo que se podría montar es una revolución. De hecho, no extraña que muchas guerras comenzaran en esta época estival. A gran escala y a pequeña. En los núcleos familiares y sentimentales. Cuando todo es insoportable, no hay lugar a la diversión, sólo violencia.

Por eso, aquí van una serie de títulos que han jugado con las características menos refrescantes del verano. Una selección para aliviar un poco al lector. Si está malhumorado, no se preocupe, hay personajes que lo han estado mucho más. E, incluso, han llegado a matar.

Agosto, de Tracy Letts

Mucho sudor, cansancio y mal genio. Ingredientes que se baten en una casa de la Norteamérica más árida, en el núcleo familiar, ya de por sí bastante asfixiante. Ese es el ambiente de Agosto, la obra de teatro con la que Tracy Letts ganó el  Pulitzer en 2008 y que también se llevó al cine de la mano de Meryl Streep y Julia Roberts. El texto recoge la mejor esencia de las obras de los grandes dramaturgos Tennesse Williams, Edward Albee y Eugene O'Neill: lleva al espectador/lector a un lugar opresivo en el que el calor veraniego es una metáfora más para mostrar lo que pasa en esa familia en la que un día saltan todas las chispas posibles. No es el verano más divertido de la historia. Al contrario: es de los puñeteros, donde el sol no es agradable y el agua tampoco es refrescante. Todo es insoportable y no hay ventilador que logre la calma. En España se pudo ver la obra en 2011 con las interpretaciones de Amparo Baró y Carmen Machi en los papeles principales, dirigidas por Gerardo Vera en el Centro Dramático Nacional.

La gata sobre el tejado de zinc (caliente), de Tennesse Williams

Caliente no porque sea verano sino porque todo arde en este mejunje teatral, firmado por Tenesse Williams en 1955 (y ganador del Pulitzer), en el que habitan instintos primarios como la codicia, el deseo sexual y la muerte. Todo fuera de toda razón porque no hay espacio ni tiempo para pensar. La historia se desarrolla en el sur faulkneriano de EEUU, de nuevo con una familia que esconde demasiados secretos: una esposa que desconfía de su marido, que ya no se acuesta con ella, y de quien cree que ha mantenido relaciones sexuales con su amigo recientemente fallecido; un padre que no sabe que tiene cáncer; un hombre que bebe y no se atreve a decir la verdad. Y, en medio, mucho dinero a repartir. Amor, odio, pesadumbre, impotencia, soledad. Todo lo que a un ser humano le remueve por dentro y le lleva a tomar decisiones que quizá no sean las más adecuadas (o lógicas, según la diosa Razón). Una de las obras de teatro más importantes de todos los tiempos que también fue película, dirigida por Elia Kazan e interpretada por Liz Taylor y Paul Newman en 1958.

El talento de Mr Ripley, de Patricia Highsmith

No por casualidad la película que adaptó esta novela de Patricia Highsmith en 1960 se tituló A pleno sol. Tom Ripley, personaje característico de Highsmith, tiene una peculiar visión de la vida y como se puede sobrevivir a ella. Cuestiones morales y psicológicas que se avivan en situaciones difíciles, cuando las cosas no salen como uno tenía pensado. Cuando se ve el callejón sin salida y todo, de repente, se torna opresivo. Ripley acude a Europa para convencer al hijo de un millonario que tiene que volver a EEUU para dirigir la empresa. Se hace 'amigo' de él y su novia Marge, y cuando las cosas se ponen feas, su única solución es asesinar al hombre y suplantar su identidad. Seducción y maquiavelismo a partes iguales. Un talento que quizá todos tenemos y al que –pensamos – es mejor no dejar emerger. Highsmith lo hacía en las novelas. Qué mejor sitio.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto