estamos pensando...

Liberan a Santa Teresa de ataduras

Jiménez Lozano y Teófanes Egido liberan a Santa Teresa de ataduras históricas.

2015-08-19 13:09:29

EFE – Valladolid, 24/07/2015

Secuestrada por los hagiógrafos del Barroco, apropiada por los espirituales del siglo XX y utilizada desde diversos sectores sociales y políticos de hoy, la figura actual de Santa Teresa es el fruto de una manipulación secular que han tratado de contrarrestar José Jiménez Lozano y Teófanes Egido.

Escritor el primero e historiador el segundo, ambos han juntado lo más granado de su conocimiento sobre la madre reformadora para alumbrar "Sobre Teresa de Jesús", un relato y un ensayo presentado esta mañana en un mismo volumen editado por la Junta de Castilla con motivo de los quinientos años del nacimiento de la monja carmelita.

Ambos han salido al paso de una imagen distorsionada, en muchas ocasiones de forma intencionada y a pesar de disponer de "fuentes tan elocuentes y habladoras como ella misma", porque Teresa de Jesús "no hace más que hablar, habla hasta en sus silencios, lo que mejor permite huir de esas manipulaciones a las que ha sido sometida".

Quien así habla es el fraile carmelita Teófanes Egido, catedrático emérito de la Universidad de Valladolid, referente en la historia de las mentalidades y uno de los máximos especialistas en la vida y obra de la autora de "Las Moradas", de la que ha puesto al descubierto su linaje judeo-converso a partir de un pleito de hidalguía hallado por Narciso Alonso Cortés a mediados del siglo XX.

Ni su familia era rica, ni tenía linaje cristiano, ni sus ascendientes eran aristócratas como querían los hagiógrafos durante la contrarreforma, "según los modelos de santidad forjados en el Barroco y en los que había que acomodar a la santa en una época donde la fantasía pesaba tanto como la realidad", ha apuntado Egido.

Tampoco guardaba una excesiva piedad hacia los pobres, según pretendió la Teología de la Liberación, y "ni mucho menos tuvo ningún sentido del ecumenismo", ha añadido este historiador que también ha denunciado el "secuestro de la madre" por los espirituales a partir de "virtudes intangibles e inventadas en muchas ocasiones".

Su figura ha sido tratada como algo "intemporal y atemporal", es decir "ha valido para todo y en todas las ocasiones", razón por la cual ambos autores han preferido acercarse al rostro de este personaje histórico desde su condición humana, sin la peana ni la loa de santidad que le echaron encima desde el mismo día de su muerte.

Por esta razón, el título de este volumen -que ha promovido y cuidado el escritor, editor y también historiador Agustín García Simón- ha prescindido del halo de 'santa' con que mayoritariamente se la identifica en la historiografía.

De estas prevenciones participa el escritor José Jiménez Lozano, Premio Cervantes 2001, ideólogo de las Edades del Hombre y autor de "Precauciones con Teresa", un sencillo pero riguroso y delicado relato literario que limpia y fija la imagen de la reformadora del Carmelo en el contexto político y social del siglo XVI, para comprender algunas de las claves de la mujer en cuestión.

Su origen humilde, sus veleidades de adolescente, su misteriosa enfermedad de juventud, sus presuntos episodios de histeria y la relación con la Inquisición son algunos de los aspectos que recrea Jiménez Lozano, además de las fundaciones que levantaba en lugares ricos y bien comunicados para que sus 'monjuelas' pudieran vivir la pobreza que predicaba.

Sin perder de vista la historia, Jiménez Lozano plantea un fresco del siglo XVI con la excusa de Teresa de Cepeda (Teresa Sánchez antes de que su padre ocultara su primer apellido para diluir su procedencia conversa), concebida como una mujer de su tiempo y donde destaca un exquisito manejo del lenguaje de la época.

"No quería hablar de nada moderno", ha precisado Jiménez Lozano, sino respetar la perspectiva de la historia para situar al personaje "en el tiempo y el lenguaje".

El resultado es este "Sobre Teresa de Jesús", dedicado 'in memoriam' a Rosa Rossi, autora de una conocida biografía de la andariega, en el que ambos autores hacen suyo el lema que Van Eyck rubricaba al dorso de sus cuadros: "Als Ich Kan" (Lo mejor que puedo) "y que los lectores juzguen nuestro esfuerzo", advierten en el prólogo.

[Tomado de eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto