estamos pensando...

El verano de la vergüenza

Un niño aparece en la playa ahogado. Es la imagen más dura de esta crisis de refugiados que arriesgan sus vidas por llegar a Europa.

2015-09-03 18:52:29

Las costas mediterráneas siguen viviendo trágicos momentos. Once refugiados sirios han fallecido ahogados. Dejaban Turquía en unas inseguras barcazas para llegar a Grecia en busca del sueño europeo. Las imágenes son estremecedoras. Un niño aparece en la playa ahogado. Es la imagen más dura de esta crisis de refugiados que arriesgan sus vidas por llegar a Europa. Miles de familias traumatizadas surcan el mar Egeo en botes de goma. Huyen de una guerra que ya ha dejado más de 4 millones de refugiados. Pero no todos consiguen llegar a su destino. En lo que va de año, más de 2.500 personas han muerto intentando cruzar el Mediterráneo.

Ramón Lobo. infoLibre.es,  02/09/2015

La vergüenza está en el drama innecesario de miles de refugiados que llegan a nuestras fronteras; también, en la insoportable parálisis política de la UE y de la mayoría de los gobiernos que la componen. ¿Han visto estas imágenes? Se las recomiendo. Son duras, es la realidad. Hubiera sustituido, en la advertencia a los lectores, la palabra “readers” por “leaders”. Más directo.

Es imposible sustraerse a esta tragedia; es difícil en estas circunstancias escribir sobre Donald Trump, los correos electrónicos de Hillary Clinton o de la crisis política en Guatemala, provocada por un presidente que huele a corrupción. Leo a diario decenas de artículos y reportajes; visiono numerosos vídeos; escruto mapas y estadísticas; escucho la radio y sigo con la sensación de que la información nos llega de manera incompleta.

Son aún pocos los medios de comunicación que insisten en la responsabilidad occidental en la destrucción de Siria, el principal exportador de refugiados en este momento, y en el desmoronamiento del Estado en Libia, uno de los países de tránsito hacia El dorado europeo. La política espectáculo tiene consecuencias.

Algunos datos para situarnos: 7,6 millones de sirios están desplazados dentro de su país; es decir, tuvieron que abandonar sus casas, sus enseres, su vida. Otros cuatro millones son refugiados: cruzaron las fronteras. Siria tiene 17 millones de habitantes, según datos estimados de julio de 2014. Faltan los muertos que cada día engordan una estadística de la que ya nadie habla. Solo en agosto han perdido la vida cerca de 5.000 personas, según datos del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Nos acostumbramos al dolor ajeno. Ya no nos escandaliza.

Los periodistas hablamos de oleada, de movimiento de proporciones bíblicas. La exageración titula bien, pero genera alarma; es un tipo de xenofobia.

También hay historias que merecen ser contadas, como esta de la ex modelo griega. Pese al posado, se trata de una acción noble, una gota de humanidad. Crece el movimiento ciudadano que se ofrece a acoger refugiados en casa particulares. Solo en Islandia ya hay 10.000 dispuestos.

¿Somos generosos? Hablamos de cuotas como si fuera fletan, no personas.

Turquía acoge a 1.938.999 refugiados; Líbano a 1.113.941 y Jordania a 629.245, según el portal Syria Regional Refugee Response, del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El número de personas que ha dejado Siria el mes pasado supera las 100.000. Es la cifra más alta desde que comenzó el conflicto en marzo de 2011.

El caso de Líbano es llamativo. La población local apenas supera los seis millones de habitantes. La Unión Europea con mas de 508 millones de habitantes no está en condiciones de dar clases de generosidad. Ni de rapidez: considera urgente una cumbre que celebrará 15 días después de convocarse.

Estos son los cinco obstáculos para un acuerdo en la UE, según la BBC. Un editorial del The New York Times del 6 de agosto ya destacaba el fracaso de Europa en esta crisis.

Angela Merkel recuerda el peligro de que esta crisis acabe con Schengen y que la UE de un salto atrás en su proceso de integración, con un regreso a las fronteras internas. Natalie Nougayrède da la razón a Merkel desde la páginas del The Guardian.

[Leer completo en infolibre.es]

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto