estamos pensando...

Se vende arte anticapitalista

La feria Summa Contemporary dedica parte de su espacio en Madrid al arte político, al que reserva una sección especialma Contemporary dedica parte de su espacio en Madrid al arte político, al que reserva una sección especial

2015-09-13 02:44:41

Los galeristas se plantean si es contradictorio convertir las obras críticas en mercancía y si su venta afecta a la libertad de creación

Clara Morales, infoLibte.es, 11/09/2015

Pieza de 'La ventana indiscreta XII. Las guardianas de la memoria'. ALEXIS W

A la entrada del Centro de Arte Matadero de Madrid se lee "Aquí no cabe el arte", en las grandes letras de vinilo sobre cartulina ideadas por el artista colombiano Antonio Caro. Bajo cada una, el entonces joven de 22 años (corría el 1972) había escrito el nombre de un estudiante, indígena o sindicalista asesinado por la represión política. La pieza fue expuesta por primera vez en el Salón Nacional de Artistas de aquel año en Bogotá. Germán Toloza lo descubrió en el Museo de Arte Moderno de la ciudad: "Además de la obra en sí, me impactó el contexto (...) La propuesta de Caro parecía poner todo en entredicho".

Pero esto es la feria de arte Summa Contemporary (del 10 al 13 de septiembre) y "una feria no es un salón, ni ninguna institución", como recordaba el año pasado el director de aquella edición, Juan de Nieves. En un museo se estudia, muestra, documenta, debate. En una feria, básicamente, se vende. Se establecen contactos, se tienta la industria y se mueve dinero. En el pasado ARCO (la más relevante de España en arte contemporáneo), se hicieron transacciones por valor de 26 millones de euros. Lo dicho: en una feria, se vende, incluso en las más modestas como Summa, donde las obras oscilan entre los 1.000 y los 60.000 euros. Por eso sorprende ver el nombre de una de las secciones temáticas de esta edición: "Cómo coleccionar arte político". 

Choca ver en un mismo espacio el arte político y la industria artística reservada a unos pocos. Pero, ¿es legítimo el shock, o es una reacción propia de legos? Begoña Martínez, de la galería murciana AUSTRAL —una de las cinco que participan en esta sección—, da su visión: "Todo es libre de ser comprado y vendido. Igual que hay coleccionistas que se dejan llevar por la belleza, otros lo hacen por el contenido". Tras ella se reproduce una de las obras que ha seleccionado para la muestra, todas con un contenido político más o menos evidente. Se llama Total market, es de PSJM y José María Durán y ataca los principios del anarcocapitalismo que fue origen del neoliberalismo. Su precio está entre los 2.000 y los 4.000 euros. "Tal y como está rodado el vídeo", explica Martínez, "el espectador no sabe si es una exaltación o una crítica". 

Un poco más lejos está la galería another vacant space de Berlín. En realidad, es una antigalería, y el discurso de su creador, el australiano Adam Nankervis, está también en las antípodas de Martínez. "Convertir el arte en una mercancía para el socialismo de champagne me preocupa", confiesa este artista que articula su modelo de negocio en torno a espacios vacíos que va ocupando (sin k) en distintas ciudades y convirtiendo en residencias para jóvenes artistas. El mantenimiento de inmuebles y personas corre a cargo de las obras que él mismo crea y vende. "Nuestra prioridad no es la venta", indica. Y, de hecho, el ritmo de las suyas en Summa es "tranquilo". 

"Si hay protesta en el cuadro, puede ser igualmente coleccionable, pero algunas personas se lo pensarán dos veces. Sí que puede haber cierto cinismo en ver una obra de arte político como mercancía. Es interesante verlo en una feria, una especie de subversión, pero no como fetiche", reflexiona Nankervis. Cerca de allí, un mural de la galería Fernando Pradillo exhibe las fotografías de Alexis W. Son retratos de represaliados de la Guerra Civil junto a sus descendientes, que antes estuvieron colgadas en balcones de Madrid como parte del proyecto La ventana indiscreta XII. Las guardianas de la memoria. "Es difícil hacer entrar arte de la calle a la feria, pero si tienes una agenda política, no vas a cambiarla por eso", opina Nankervis.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto