estamos pensando...

Capitalismo Canalla de César Rendueles

Una historia de terror para todos los públicos de cómo el capitalismo se nos metió dentro. Después del éxito de 'Sociofobia', César Rendueles presenta una historia personal del capitalismo con forma de diario de lecturas.

2015-09-28 17:45:37

Silvia Nanclares eldiario.es, 20/09/2015

César Rendueles, autor de Capitalismo Canalla. Fotografía de Elena Blanco.

 

Resúmenes hilarantes de clásicos como Moby Dick o Robinson Crusoe, anécdotas de amigos, experiencias personales, un retrato juvenil muy amargo de la generación nacida en los primeros años de la democracia, fragmentos de obras de culto mezclados con pasajes del Diario de Adrian Mole o Danny, campeón del mundo, avisos contra la docilidad y la inercia y un manual ameno que explica la evolución del capitalismo como forma de vida, nuestra forma de vida. Todo esto está dentro de  Capitalismo Canalla (Seix Barral).

César Rendueles (1975) traza una genealogía literaria para entender cómo hemos llegado hasta aquí. Una suerte de El mundo de Sofía de la economía política moderna o un Ética para Amador del mundo del trabajo, Capitalismo Canalla nos lleva de visita guiada por este “supermercado en ruinas” que es nuestra sociedad. Una historia de terror para todos los públicos de cómo el capitalismo se nos metió dentro, contada con el gancho de un cuento para antes de irse a dormir. 

Con ganas de exprimir el libro y abrir muchos de los melones que contiene, charlamos con su autor. Rendueles está cansado, promoción desgasta, pero, sobre todo, el madrugón que uno de sus hijos le ha impuesto esta mañana.

El libro utiliza una metodología muy didáctica: ilustrar las ideas con fragmentos literarios. Podría ser un libro para ser utilizado en clase.

Para la gente a la que nos importan los libros, que son una parte de nuestra vida, las lecturas se van sedimentando, y acabamos teniendo nuestra propia trayectoria idiosincrásica que se cruza hasta cierto punto, solo hasta cierto punto, con la de otras personas. Mi experiencia dando clase me ha animado a animar a la gente a leer literatura y un tipo de ensayo menos teórico. Antes era línea dura, y es verdad que algunos fragmentos literarios ayudan a contar cosas más sesudas. No lo pensé a la hora de escribirlo pero seguro que mi experiencia pedagógica está ahí…

Has optado por escribir una “historia personal”. ¿Cómo has llevado ser en parte protagonista de un libro? ¿No te da pudor la posible exposición?

Pudor se queda bastante corto, pavor se acerca bastante más a lo que siento. En un principio, la idea de una historia personal hacía referencia sencillamente a que la elección de los textos literarios que uso es bastante caprichosa, no tiene una justificación teórica rigurosa ni nada que se le parezca. Lo que pasa es que los libros en general y esos libros en particular son una parte muy importante de mi vida, así que se fueron colando algunas cosas que más o menos me han pasado, reformuladas y deformadas tanto por el paso del tiempo como por las necesidades de la argumentación.   

Y el adjetivo canalla, ¿cómo llegas hasta él? Suena a Joaquín Sabina.

Era el título de unos de los capítulos del libro y fue la editorial la que lo propuso. Yo tenía otro título: Junto a los ríos de Babilonia que suena a Boney M. Así que, casi mejor Joaquín Sabina. Lo que es cierto es que normalmente asociamos el capitalismo a serios hombres de corbata, pero lo cool y lo guay, lo que nos remite a lo canalla, eso está presente desde los inicios del capitalismo: buscavidas, mercaderes de esclavos, medio piratas. Que además representan un truco político muy frecuente: nos están vendiendo una cosa y nos colocan la otra. Parece que llegan los hombres de orden a ayudarnos y luego nos desvalijan. Quería jugar con esa ambigüedad, la de una aparente normalidad en la que, en realidad, nos están desvalijando.

El libro también muestra cómo nos hemos encanallado, cómo el capitalismo se nos ha ido metiendo dentro.  

Creo que es una vivencia generalizada de nuestra generación, al menos en mi círculo, en los últimos años estamos empezando a cuestionarnos, sin conseguirlo del todo, y a darnos cuenta de que la vida que hemos llevado es una mierda, o una parte de ella, lo que creías, tus objetivos laborales los ves en términos de fracaso, dentro del éxito incluso. Y eso para mí es muy positivo de los últimos años, sobre todo desde 2011. Aún siendo duro. Cuestionarte lo que has dicho a ti mismo, lo que eres.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto