estamos pensando...

España, bastión de los transgénicos

España se consolida como bastión de los transgénicos tras prohibir la mayoría de la UE su cultivo.

2015-10-07 18:46:24

Hasta 19 estados han enviado las restricciones legales a la Comisión para que informen a los dueños de las patentes de semillas modificadas genéticamente

"Es más un brindis al sol porque gran parte del maíz modificado que se cultiva en Europa se planta en España", analiza el bioquímico José Miguel Mulet

Es una "señal evidente de que estos cultivos y las empresas que los comercializan no son bienvenidos", dice la organización Amigos de la Tierra

Raúl Rejón eldiario.es, 06/10/2015

Una plantación de maíz.

 

La mayoría de los países de la  Unión Europea ha decidido no permitir el cultivo de plantas transgénicas en sus territorios. España no es uno de ellos. 19 –de 28– estados han dado a conocer a la Comisión esta restricción antes del límite legal que expiró el 3 de octubre. El Gobierno español no ha remitido ninguna comunicación oficial por lo que la siembra del maíz modificado genéticamente (OMG) sigue vigente.

"Es más un brindis al sol sin mucha trascendencia práctica", analiza el profesor de Biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia, José Miguel Mulet, ya que "la mayoría de lo que se planta en Europa se planta en España por motivos de la plaga del taladro". Y aquí la situación seguirá como hasta ahora. Acompañan a España en el club de territorios pro-transgénicos Portugal, República Checa, Eslovaquia, Irlanda y Rumanía –que sí cultivan este maíz– además de otros como Finlandia o Estonia –con clima poco propicio para este producto–. Para la directora de la organización Amigos de la Tierra, Liliane Spendeler, la batería de peticiones para prohibir los OMG "constituye toda una avalancha. Nunca ha habido una señal tan evidente de que los cultivos y alimentos transgénicos y las empresas que los comercializan no son bienvenidos".

El uso de plantas con genes manipulados en el laboratorio es defendida por diversos científicos con respecto a la seguridad de su composición bioquímica (la estructura del maíz) pero ha generado polémica porque su cultivo implica la utilización de de agrotóxicos contra las plagas considerados dañinos para la salud (como el glifosato). También existe una oposición por las grandes extensiones de tierra dedicadas al monocultivo de variedades transgénicas solo al alcance de grandes agricultores (en detrimento de productores locales).

Las decisiones de estos países deben ser enviadas ahora, según la legislación europea, a las empresas dueñas de las patentes de semillas modificadas, como Montsanto o Pioneer, que tienen reconocido el derecho de recurrir estas prohibiciones. Actualmente, la única variedad permitida para cultivar en la Unión Europea es el llamado maíz GM. Entre los países que han optado por no admitir esta planta en sus campos están Francia, Países Bajos, Grecia, Polonia, Italia, Lituania, Austria, Croacia, Chipre, Letonia, Dinamarca, Bulgaria, Hungría, Eslovenia, Luxemburgo y Malta. Alemania también ha solicitado la restricción aunque permitirá la investigación. En Suecia no hay una posición a favor o en contra general sino que cada uso de OMG se evalúa individualmente.

Se da la circunstancia de que en Gran Bretaña, los gobiernos de Escocia y Gales han decidido no permitir el maíz transgénico mientras que en Inglaterra sí se cultivará. De igual manera, en Bélgica, la zona francófona de Valonia ha prohibido los OMG pero no así la flamenca –el creador de la primera planta transgénica fue el belga flamenco Marc van Montagu–. De esta manera, se crearán zonas geográficas anexas que tendrán cultivos de una variedad y de la otra. "No es fácil pero es posible mantener un territorio sin transgénicos aunque los colindantes sí tengan", analiza Blanca Ruibal de Amigos de la Tierra. "En realidad es una situación que ya tenemos ahora con países que de facto no han dejado entrar los OMG", como Francia respecto a España. Ruibal recuerda que mantener dos líneas de producción de cereal (una modificada y la otra no) es "evidentemente más costoso" para el sector.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto