estamos pensando...

Kandinsky, el espíritu y la pintura

Centro Cibeles se pone de largo con más de cien obras de un artista irresistible que liberó a la pintura de su corsé figurativo

2015-10-21 18:46:46

J.M. Costa, eldiario.es, 19/10/2015

Gelb-Rot-Blau | Vasili Kandinsky

 

Vasili Kandinsky (1866-1944) es probablemente uno de los pintores más populares en la larga historia de la abstracción. Y parece justo que así sea, porque seguramente fue el primero en liberar por completo la pintura de la figuración.

La muestra es que hay hoteles de postín donde la decoración está compuesta mayormente por reproducciones de Kandinsky y en menor cantidad de miembros de Der Blaue Reiter (El jinete azul), grupo muniqués que él fundo, o de artistas que años más tarde encontraría en París, como Joan Miró. Y es que, aunque no se entre en las profundidades espirituales o teóricas de Kandinsky, su pintura tiene algo que siempre se ha valorado en el arte, aunque no lo parezca: ser decorativo y agradable a la vista. Cómo aquel que dice, dos resquicios que permiten abrir la puerta a una de las obras pictóricas, organizativas y teóricas más importantes de la modernidad. Por supuesto que hubo abstracción antes de Kandinsky, solo hay que pensar en las decoraciones de aquellos países musulmanes donde estaba prohibida la representación de personas. O, de forma mucho más cercana al mismo Kandinsky, los Montones de Heno que Claude Monet había comenzado a pintar en 1890 o el Nocturno en negro y oro – El cohete cayendo(1875) de James Abbott McNeill Whistler. En ambos casos se trataba, no de una representación fidedigna de lo visto, sino de la impresión que dejaba (y deja) en la retina. Al fin y al cabo, se llaman de esa manera por algo. Kandinsky rompió ese cordón umbilical, liberando la pintura de su corsé figurativo, algo que ya venía augurándose desde hacía mucho tiempo antes de la primera Acuarela abstracta en 1910. Al menos desde el descubrimiento de la fotografía, allá hacia 1850. Era la superación de lo material para dirigirse directamente a lo espiritual.

Park von Saint-Cloud | Vasili Kandinsky

 

Un siglo después, aquel acto heroico tenía algo de paradójico. Por mucho que hubiera liberado de materialismo la pintura, sus cuadros -cómo todos los cuadros- seguían siendo objetos físicos destinados en primer lugar a la retina. Y en ello permaneció básicamente fiel a la teoría del color proto-romántica que había formulado Goethe a principios del XIX. Todavía hay una continuidad. La que rechazaría el arte conceptual que en una u otra forma es el ismo dominante hoy en día y que, en principio, no necesita de soporte material y aún menos de vocación expresiva.

Lo que vemos en esta exposición, toda ella procedente del Pompidou de Paris que a su vez recibió en buena parte del legado del autor, es un recorrido por cuatro fases de su pintura. Se trata pues de una retrospectiva tal cual, a diferencia de una como la de Munch, temática aun con cierta componente biográfica.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto