estamos pensando...

La noria de San Nicolás

Paseo didáctico por elementos del patrimonio abulense. Jesús María Sanchidrián Gallego.

2015-11-21 12:00:23

Litografía de F. de Paula Van Halen, Ávila, 1844. Colección particular.

 

La noria de San Nicolás es el punto de encuentro de uno de los paseos didácticos por elementos del patrimonio abulense celebrado con éxito en la Jornada Europea del Patrimonio del 14 de noviembre de 2015.

La noria de San Nicolás es el motivo que nos sirve para trazar una ruta mágica en torno al peculiar funcionamiento de estos artilugios dentro de la actividad agrícola del hombre, pero sobre la que gravitan aspectos históricos, literarios, poéticos, artísticos, arquitectónicos, industriales, artesanales, arqueológicos, paisajísticos, culturales, románticos, místicos, costumbristas, sociales y económicos de la ciudad de Ávila.

La noria de San Nicolás de Ávila, que es un poco cualquier noria, es una muestra ejemplar de los ingenios hidráulicos que colonizaron la ribera abulense del río Adaja en la Edad Media ideados para extraer agua y regar la tierra.

La noria de San Nicolás se situaba a la entrada de la ciudad donde se llega por los accesos que siguen el curso de la margen derecha del río junto a la sombra de la fresneda del Soto, lugar donde dormitaba el ganado trashumante en días de feria antes de mercadear en los lienzos de la muralla.

La noria de san Nicolás se halla en una zona de llanura del valle Amblés antes de que el río se precipite para mover los molinos harineros que proliferan aguas abajo. Es por ello que en las inmediaciones de la noria y en todas las huertas del lugar se producen con frecuencia desbordamientos que son imposibles de atajar, como el ocurrido en 1834 y otras tantas inundaciones que se recuerdan, qué paradoja para la máquina destinada a sacar agua.

La noria de San Nicolás es uno de los pocos vestigios de la arquitectura menor y el patrimonio industrial que quedan en Ávila, a los que se suman aguas abajo las ruinas de la antigua fábrica de la luz y de una desaparecida fundición de hierro, el solar de la histórica fábrica de harinas, el renovado molino de la Losa y un derruido batán, dejando de lado las tenerías medievales destinadas al curtido de pieles en una actividad artesanal ya olvidada.

La noria de San Nicolás es el barco primero y más grande de la flota del mar de huertas que bañaba los suelos ribereños de la parroquia de San Nicolás, la misma tierra en cuyas inmediaciones se han hallado verracos vettones, se asentaron pobladores romanos y siglos después fue cementerio musulmán.

La noria de San Nicolás es el nombre con el que ahora testimoniamos todas las norias sembradas en las numerosas huertas que existieron en Ávila, imponente fue la del monasterio de Santo Tomás que también regaba la huerta con agua canalizada desde Las Hervencias, las cuales fueron construidas, como las de toda la península, con técnicas heredadas de la civilización árabe que ejecutaban con pericia los artesanos musulmanes que poblaban la ciudad.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto