estamos pensando...

NI TRASVASE NI CONCESIÓN, SOLO VIDA

Un sistema natural sobreexplotado es aquel del que se extrae más de lo que puede producir.

2016-01-19 08:08:58

Río Arevalillo un año que tenía corriente.

NI CONCESIÓN NI TRASVASE, SOLO VIDA

Texto: Luis José Martín García-Sancho.

Si de un sistema natural, pongamos un acuífero, se bombean 94 hectómetros cúbicos al año, siendo el recurso disponible 72 hm3, y siendo el retorno anual tan solo de 38 hm3, se puede decir que está sobreexplotado, pues solo retorna una parte muy pequeña de que se saca y el nivel de la capa freática irá decreciendo año tras año.

Este ejemplo no es inventado, corresponde al acuífero de los Arenales del que nos abastecemos una buena parte de los municipios de nuestra comarca y de otras vecinas con las que compartimos esta gigantesca, pero limitada, bolsa de agua subterránea, tal y como se puede comprobar en la siguiente tabla perteneciente a un estudio realizado por la Confederación Hidrográfica del Duero para la elaboración del Plan Hidrológico.

Esta sobreexplotación acarrea ciertas consecuencias:

1.- Descenso del nivel de la capa freática que, por tanto, estará cada vez más profundo.

2.- Mayor coste en la extracción de las aguas subterráneas ya sea para usos agrícolas: regadíos, o humanos: agua de boca. Ya que cada vez se encuentra a mayor profundidad.

3.- Desaparición de aguas superficiales, ya sean ríos, arroyos y manantiales o zonas húmedas como lagunas, lavajos, bodones y charcas.

4.- Contaminación de acuíferos: sea de forma natural por el aumento de la concentración de arsénico ante la disminución del nivel de la capa freática, o inducida por los usos agropecuarios, sea en forma de abonos nitrogenados o de los purines resultantes de las explotaciones ganaderas. En ambos supuestos se puede provocar el aumento en la concentración de derivados del nitrógeno, nitratos o nitritos, en las aguas subterráneas lo que las convierte en no potables.

5.- Disminución de la diversidad ecológica al desaparecer espacios naturales acuáticos. Lo que supone la pérdida a nivel local de varias especies de fauna y flora relacionadas con el agua.

6.- Desaparición de los aportes de arenas y limos necesarios para la fertilidad de los suelos que antes eran depositados de forma natural en cuencas de ríos o lagunas con las crecidas periódicas de las mismas.

Está más que comprobado que toda el agua captada por el acuífero superficial beneficia al profundo, de la misma manera que toda el agua extraída del acuífero profundo perjudica al superficial. Por eso en acuíferos sobreexplotados se produce la lenta pero constante desaparición de las corrientes superficiales de agua, sean ríos, arroyos o manantiales o, también, la desaparición o desecación de áreas inundables, es decir humedales: Lagunas, lavajos, bodones o charcas. Zonas estas últimas por donde se producía la descarga natural de los acuíferos, hoy en día prácticamente inexistente o relegada únicamente a periodos excepcionalmente lluviosos.

En el recuerdo de todos está aquel río que hace años corría y ahora no, esas frondosas riberas llenas de flora y fauna, esas pozas de aguas permanentes hoy desaparecidas donde había peces y cangrejos durante todo el año, o esas lagunas repletas de parros escondidos entre eneas, juncos o carrizo. Una gran parte de estas zonas ligadas al agua, ahora no son más que un recuerdo de lo que fueron.

Existiendo, como existe, una infraestructura hidráulica como la balsa de Nava de Arévalo que tiene un desagüe en el río Arevalillo, soltar agua a este río no tiene mayor complicación que la de abrir un grifo. De hecho de forma puntual, años atrás, ya se ha soltado agua desde esta balsa para regadío.

[Leer completo en arevaceos.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto