estamos pensando...

39 años del fusilamiento de Atocha

El 24 de enero de 1977, cinco ultraderechistas asesinaron a cuatro abogados laboralistas y a un trabajador, todos de CC.OO. y vinculados al PCE

2016-01-21 01:31:55

Un fusilamiento sin juicio previo, sin ni siquiera las ínfimas garantías del tribunal franquista que juzgaba y encarcelaba de manera estajanovista en aquellos años a todo aquel que osaba denunciar al régimen franquista

José María Calleja, eldiario.es, 19/01/2016

El abrazo, escultura de Juan Genovés que homenajea a los asesinados en la matanza de Atocha. Lucia Vilariño

Un 24 de enero de hace 39 años (1977) cinco ultraderechistas asesinaron a cuatro  abogados laboralistas  y a un trabajador, todos de CC.OO. y vinculados al PCE, en el número 55 de la calle Atocha, en Madrid.

Aquella matanza fue, en sentido estricto, un fusilamiento. Un fusilamiento sin juicio previo, sin ni siquiera las ínfimas garantías del TOP (Tribunal de Orden Público), el tribunal franquista que juzgaba y encarcelaba de manera estajanovista en aquellos años a todo aquel que osaba denunciar al régimen franquista, fuese tirando panfletos, haciendo pintadas o asociándose en las organizaciones clandestinas, partidos y sindicatos.

Que la matanza de enero de 1977 sea cosa sabida no impide que la recordemos una vez más. Como también resulta pertinente recordar que la impresionante y silenciosa manifestación que organizó el PCE tras los cinco asesinatos fue determinante en la Transición, decisiva para su legalización y que impidió la vuelta al pasado. En vez de devolver con violencia aquella violencia brutal, la movilización silenciosa sirvió precisamente para evitar lo que era obsesión en los dirigentes del PCE de la época: evitar deslizarse por un clima de enfrentamiento que pudiera acabar en contienda civil.

Se ha establecido que aquella manifestación fue determinante para legalizar al PCE y alguien tan digno como el teniente general Gutiérrez Mellado la puso como modelo de cómo la clase obrera enterraba a sus muertos, en contraposición a la berrea golpista con la que algunos militares -entre ellos, los que luego dieron el golpe del 23 de febrero de 1981- recibían a las víctimas del terrorismo etarra. Eran habituales en aquellos tiempos gritos de “ETA al paredón”, “Ejército al poder” y otros semejantes, cuando las víctimas de ETA, numerosas, eran enterradas en Madrid.

Resulta pertinente recordar que la impresionante y silenciosa manifestación que organizó el PCE tras los cinco asesinatos fue determinante en la Transición

Hay una escena que aporta mucha información, en la que Gutiérrez Mellado recrimina a ese puñado de militares golpistas y les ordena callar cuando gritaban proclamas golpistas con motivo del funeral, celebrado en enero de 1979 en Madrid, por el general Constantino Ortín, asesinado por la banda terrorista.

La matanza de Atocha, el fusilamiento de Atocha, fue uno de los intentos de las fuerzas que apoyaban a Franco por impedir la llegada de la democracia. Buscaban a un dirigente sindical, Joaquín Navarro, había huelga de transporte en Madrid y en España se vivía un periodo de movilizaciones: paros, manifestaciones, pintadas, panfletadas continuas que definieron la Transición de la dictadura a la democracia.

Tres meses después de los crímenes de Atocha, en abril de 1977, el PCE fue legalizado por Suárez, venciendo así a los sectores de la sociedad española que pretendían un sistema de apariencia democrática, pero con el PCE ilegal. La legalización del PCE era la prueba del nueve de que estábamos en democracia. La legalización le valió a Suárez un odio profundo y sostenido por parte de los militares que se negaban a que la muerte de Franco supusiera también el final de la dictadura.

Hace un año, 30 de enero de 2015, murió María Dolores González Ruíz, superviviente de la matanza de Atocha, que resultó gravemente herida, que sobrevivió al hacerse la muerta y que padeció severas secuelas el resto de su vida. Manuela Carmena, hoy alcaldesa de Madrid, podía haber estado en aquella reunión celebrada en Atocha 55, donde se produjo el fusilamiento.

Quiero hacer memoria de la matanza, del intento sangriento por impedir la llegada de las libertades, y reivindicar la actitud de las decenas de miles de personas, de las fuerzas políticas, del PCE, que decidió no pagar con la misma moneda y que hizo de aquella manifestación silenciosas uno de los hechos más hermosos, cívicos y valientes de la Transición.

[Tomado de eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto