estamos pensando...

Antonino González Canalejo, nuevo doctor

El regeneracionismo y la Institución Libre de Enseñanza en el descubrimiento de las montañas españolas

2016-01-26 18:49:19

Un muy numeroso grupo de personas (familiares, amigos y –lo que es más de destacar- numerosos especialistas) asistieron ayer en Salamanca a la defensa que el ya doctor Antonino González Canalejo hizo de su tesis doctoral en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca. Titulada El regeneracionismo y la Institución Libre de Enseñanza en el descubrimiento de las montañas españolas: Guadarrama y Gredos, la tesis fue dirigida por los doctores Valentín Cabero Diéguez y María Isabel Martín Jiménez.

El estudio, tras el que hay un largo y trabajo, está conformado por dos partes nítidamente diferenciadas. En la primera, “De Madrid a la Sierra de Guadarrama”, González Canalejo analiza con todo lujo de detalles el impacto que la Institución Libre de Enseñanza provoca en la educación española a través de la extensión universitaria, las universidades populares así como con la Escuela Nueva de Núñez de Arenas, la Liga de la Educación Política de Ortega y Gasset y las Casas del Pueblo. Más se detiene en el descubrimiento de la las montañas, en el cambio de actitud y de percepción de las mismas que da origen al alpinismo, al excursionismo y también a la construcción de sanatorios en las mismas. Importante son, en esta apartado, las páginas dedicadas a la Sociedad Peñalara de Alpinismo, así como a otras instituciones y sociedades que permitieron que numerosos habitantes de las ciudades miraran hacia los montes próximos con otros ojos.

Pero lo auténticamente novedoso de la tesis de Antonino González Canalejo, y así lo reconoció el pluridisciplinar tribunal que juzgó su trabajo, es la segunda parte: el descubrimiento de Gredos. Tras realizar una aproximación a la sierra y a los espacios profundamente humanizados en sus dos vertientes, elabora una completa historia de la misma atendiendo a todas las fuentes imaginables. Es a través de estas, particularmente de numerosos documentos inéditos hasta la fecha, como el nuevo doctor llega a presentar la pequeña burguesía barcense, compuesta por liberarles, republicanos y socialistas, así como otras pequeñas “cortes” precedentes habidas en Arenas de San Pedro y Piedrahita. Desgrana con paciencia los avatares por los que pasaron los primeros exploradores, Amezúa y Zabala, el impacto de la declaración del Coto Real y la creación de sociedades fomentadoras del turismo como la Gredos-Tormes Hoyos del Espino y la Arenas-Gredos, la presencia del parador y la llegada de personajes notables como Unamuno o Hemingway. Con todo, posiblemente lo mejor de la tesis sea el capítulo décimo centrado en el Sindicato de Turismo y Alpinismo de El Barco de Ávila y las vicisitudes por las que pasó.

Parece urgente que las autoridades abulenses, o cualquier editorial de prestigio, publiquen el resultado de una brillante investigación, que analiza pormenorizadamente el periodo transcurrido en la Sierra de Gredos entre 1885 y 1936 y que un tribunal compuesto por Miguel Ángel Troitiño Vinuesa, Pedro Tomé Martín y Ángela Barrón, consideró por unanimidad que es merecedor de la nota más alta posible. Su difusión permitirá que más personas conozcan, quieran y protejan estos espacios a los que Antonino González ha dedicado tantos esfuerzos. Y también la labor de gentes como Giner de los Ríos u otros menos conocidos como Constancio Bernaldo de Quirós o Pedro Canalejo. En última instancia, el nuevo doctor defiende en su trabajo que el conocimiento de la naturaleza coadyuva a una mejora de la humanidad. Desde una posición heredera de la Ilustración, defiende que caminar por un Gredos homenajeando a todos los que han cuidado y vivido estos parajes y a los que han abierto sus caminos, es una forma de salir de la culpable minoría de edad intelectual a la que las fuerzas de la reacción quieren abocarnos.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto