Selección adaptada y aumentada de la realizada por la web Librotea

Hay una frase de Mark Twain que dice que “las arrugas únicamente indican dónde han estado las sonrisas”, y en Librotea advertimos del peligro de registrar más arrugas en caso de hacer caso a esta estantería. Hoy recopilamos los mejores libros de humor de la historia en una lista no jerárquica y abierta a nuevas propuestas.

Wilt, de Tom Sharpe, ofrece giros inverosímiles y personajes más que peculiares. La novela del escritor británico es uno de los clásicos del género de humor, un ataque de risa asegurado que todo lector puede prolongar porque dio pie a una saga de cinco tomos. Otro libro que puede provocar que la risa se desborde hasta las lágrimas es Sin noticias de Gurb, el extraterrestre inventado por Eduardo Mendoza es ya, por derecho propio, uno de los personajes más célebres de la historia de la literatura española. La conjura de los necios, de John Kennedy Toole, ahonda en otros registros humorísticos, pero es otro indispensable en cualquier selección de títulos sobre el género.

El diario de Bridget Jones se convirtió en un fenómeno mundial gracias a su adaptación cinematográfica, pero lo cierto es que la novela de Helen Fielding también promete horas de risas. Título que comparte estantería con Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, libro en el que el inclasificable David Foster Wallace relata su viaje en un crucero de lujo por el Caribe. Una radiografía mordaz de la cultura estadounidense, una dosis de humor altamente corrosivo.

Otros libros presentes en esta lista son las Memorias de un amante sarnoso, de Groucho Marx; Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell; El Código de los Wooster, de PG Wodehouse; Noticia bomba de Evelyn Waugh; La tía Mame de Patrick Dennis; Omnibus Jeeves (varios tomos), de P. G. Wodehouse; El proyecto esposa, de Graeme Simsion; La tesis de Nancy de Ramón J. Sender; La sanguijuela de mi hija de Christopher Moore; El regreso de Reginald Perrin de David Nobbs; Maldito Karma de David Safier; Gracias y desgracias del ojo del culo de Francisco de Quevedo; El repelente niño Vicente, de Rafael Azcona; Cambio príncipe por lobo feroz, de Raquel Sánchez Silva.