Artículo de LUIS ÁNGEL HIERRO (Profesor de Economía Pública de la Universidad de Sevilla) para publico.es (título original: «Los fallos del mercado en tiempo de coronavirus»)

10/04/2020

https://blogs.publico.es/dominiopublico/31941/los-fallos-del-mercado-en-tiempos-del-coronavirus/

El próximo curso académico me va a ser fácil explicar a mis alumnos/as el tema que todos los años imparto con el título de «Fallos del Mercado». La pandemia por coronavirus me lo va a permitir, porque no ha hecho otra cosa que amplificar los fallos más comunes del sistema de mercado:

  • Hemos visto que si dejábamos libre al mercado las empresas de servicios (la hostelería, el turismo, los espectáculos públicos, los comercios de todo tipo que basan su negocio en la afluencia masiva de consumidores) no tenían ningún incentivo económico para paralizar la producción y detener los contagios. Si no hay consumidores no hay ventas y tampoco beneficio por tanto el incentivo económico es a seguir aceptando clientes a pesar del riesgo de pandemia. Este fallo del mercado es lo que se conoce como externalidad y el resultado es que el mercado produce lo que no debe producir.
  • También hemos visto como la demanda disparada se materiales sanitarios indispensables hacía que las empresas pasasen a ser como monopolistas, otro fallo del mercado, y comenzaran a subir los precios cuando mayor era la necesidad.
  • Igualmente hemos comprobado como los otrora maravillosos seguros sanitarios privados han dejado de proteger a sus asegurados porque los contratos no cubren las pandemias (a ese fallo del mercado se le denomina riesgo no asegurable).
  • Del mismo modo, la realidad nos ha mostrado como los inversores bursátiles han entrado en pánico y los mercados financieros han dejado de reflejar el valor real de los activos colocando de nuevo al sistema financiero al borde del precipicio (este fallo del mercado se le denomina riesgo sistémico).
  • También hemos comprobado que ha habido empresas privadas que han dejado de suministrar información veraz. Así ha ocurrido, por ejemplo, con los geriátricos privados que antes eran todo información y puertas abiertas y muchos se han convertido en centros de clausura ante la posibilidad de que se les evaporara el negocio si se sabía que había contagios entre sus alojados (A este fallo del mercado se le conoce como riesgo moral).
  • Pero además hemos visto que ha habido empresas como las de limpieza y desinfección que han sido incapaces de prestar servicios en los lugares con mayor riesgo de contaminación (este es un fallo de mercado del tipo selección adversa).
  • También, como era de esperar, hemos visto como la reacción inmediata de muchísimas empresas ha consistido en mandar al paro a todos los trabajadores eventuales y a parte de los fijos, generando una recesión económica que será superior a la que debería producirse por la suspensión temporal de la actividad (a este fallo de mercado se le conoce como hiper-reacción por shock de demanda) …

Así podríamos seguir en una lista interminable y así se lo contaré a los estudiantes el próximo curso.

La presunta eficiencia del mercado se ha diluido como un azucarillo ante el coronavirus, haciendo que la ciudadanía tenga que mirar a la otra parte de la economía para buscar soluciones, la economía pública.

La autoridad pública ha suspendido la libertad de empresa y ha cerrado los servicios de todo tipo para evitar los contagios. La autoridad pública se ha tenido que hacer cargo de que el material sanitario llegue sí o sí a los hospitales, mediante un sistema de planificación centralizada en el que las empresas han pasado a ser meros productores a las órdenes de las autoridades. La sanidad pública ha asumido la protección de la salud de todos los enfermos de la pandemia. Los Bancos Centrales han tenido que inyectar centenares de miles de millones de euros/ dólares/… para contener mantener el precio de los activos y evitar el colapso de los mercados financieros y con ello la quiebra de todo el sistema financiero. La autoridad pública ha tenido que hacerse cargo de geriátricos privados, muchos de ellos foco de contagio de nuestros mayores y que han sido determinantes para que la tasa de mortalidad se haya disparado en España. La autoridad pública ha tenido que dedicarse a limpiar y desinfectar a diestro y siniestro. La autoridad pública ha tenido que asumir la obligación de pagar a quienes la economía de mercado ha dejado sin ingresos, con ERTEs subvencionados, prestaciones por desempleo, rentas básicas, … Ha sido así como la pandemia por Covid-19 ha devuelto a lo público su verdadero valor.

Durante décadas, desde los años 80 del siglo pasado, hemos soportado la doctrina falaz de que el mercado es sinónimo de eficiencia y el sector público sinónimo de ineficiencia. Se nos ha impuesto la doctrina de que la libertad económica era la piedra filosofal o el bálsamo de Fierabrás, cuando en realidad no es más que un sistema que vale para lo que vale y cuando vale. En base a esa doctrina liberal hemos aplicado políticas sistemáticas de reducción de impuestos y del gasto público, privatizaciones, desregulaciones y liberalizaciones.  Incluso durante esta pandemia algunos liberales han promovido, con absoluto desprecio a la vida de las personas, el contagio masivo (así lo han hecho el contagiado Boris Johnson y Donald Trump) en pos de la defensa de esa economía de mercado. Pero la pandemia no ha distinguido a ricos de pobres, ha doblegado a las grandes empresas igual que a los autónomos, se ha ensañado en los geriátricos privados más que en los públicos, ha demostrado el valor la sanidad pública frente a la privada, …

Hace unos meses se idolatraba la riqueza y el poder, hoy aplaudimos todos los días a las ocho de la tarde a nuestro personal sanitario, a nuestros investigadores, a las fuerzas de seguridad, a los que limpian las ciudades, a los agricultores, a los que transforman los alimentos, a los transportistas, a los cajeros y reponedores de los supermercados, a los repartidores, … No tienen grandes sueldos y a muchos los hemos maltratado durante el imperialismo del liberalismo, pero hoy son nuestros héroes porque nos hemos dado cuenta que ellos son los esenciales.

Los grandes financieros que se consideran el centro del mundo, los macro ricos, los directivos de las grandes multinacionales de sueldos estratosféricos, … los que se llevan la mayor parte de la renta mundial, simplemente no son esenciales. Algunos intentan hacerse importantes tirando de influencias para conseguir mascarillas o respiradores, pero en realidad «no son esenciales» porque sus aportaciones son como un vaso de agua en un rio de necesidades.

La pandemia por Covid-19 ha puesto en valor lo colectivo frente a lo privado, la relevancia de la economía pública frente al mercado. Ahora bien, ¿significa esto que lo público debe sustituir al mercado? Simplemente: no. Ha habido empresas que han seguido satisfaciendo las necesidades de los ciudadanos, las de la agricultura, las de la distribución, las del transporte, las de telefonía, … Las ha habido grandes y muy pequeñas, nuestros autónomos, y han seguido funcionando y haciéndonos llevadero el confinamiento. Lo que nos ha enseñado la economía en tiempos de pandemia es que hay que volver al equilibrio económico perdido entre lo público y lo privado, a la economía mixta, aumentando la dotación económica de lo público en sanidad, investigación, dependencia, formación, seguridad, servicios públicos locales, redes de abastecimiento, protección de la agricultura y el medio rural, etc. Que debemos definir una planificación estratégica de la producción para situaciones excepcionales. Que debemos redefinir el papel de los Bancos Centrales y la financiación del sector público y volver a la condición de financiador de último recurso en situaciones excepcionales. Que debemos repartir la renta de una forma más justa que la que hace el mercado…

No será fácil, el dinero y los poderosos volverán, y lo harán con campañas mediáticas masivas, criticando lo público, diciendo que ellos son los que crean empleo y que los impuestos producen despilfarro. Será en ese momento cuando tendremos que recordarles que ni tan siquiera fueron capaces de mantener el valor de sus propios activos, que destruyeron ipso facto millones de puestos de trabajo y que sus seguros privados fueron un cero a la izquierda en la lucha sanitaria contra la pandemia. Será una confrontación titánica, pero venceremos porque solo tendremos que hacer una cosa, recordar nuestro confinamiento y a quiénes aplaudíamos todos los días a las 8 de la tarde.