Tú entre las zarzas

Yo estoy dentro de la cama, y dentro de mí hay

un cerebro y dentro del cerebro

un laberinto blando, y dentro del laberinto

estás tú,

perdida, chocando con las paredes, huyendo

del Minotauro con un temblor de brisa,

de pequeño animal que tiembla. Dentro de ese

animal hay un vacío y dentro del vacío

está la piedra y dentro de la piedra hay una isla

y dentro un bosque por el que corres a

oscuras,

entre ramas, zarzas, flores y encuentras la casa,

-porque dentro del bosque hay una casa- y

dentro de la casa hay una cama, y dentro

estás tú misma, dormida,

convulsa, anestesiada y dentro de tu pecho un

corazón, y dentro del corazón hay un latido

y un latido y un latido, y entre dos latidos

estoy yo, arrullado entre las sábanas